El Estudiante (Argentina, 2011) Dirigida por Santiago Mitre


El Estudiante es la ópera prima de Santiago Mitre, quien ha trabajado como  coguionista de las muy conocidas Carancho y Leonera.  El filme participó en la 64°edición del Festival de Locarno y fue galardonada con el Premio Especial del Jurado. Esta es la historia de Roque Espinosa (Esteban Lamothe), un joven que  llega a Buenos Aires en un tercer intento por iniciar sus estudios universitarios, esta vez en la facultad de Ciencias Sociales, es en la misma donde conoce a Paula (Romina Paula), una profesora que lo introduce en la política. Pronto Roque se ve inmerso en un mundo distinto al imaginado, fungiendo como dirigente estudiantil, su nueva deidad es la política.¿Vos estas estudiando porque te interesa cambiar algo de la sociedad en que vivís? -  Yo estudio porque me interesa pensar la sociedad no transformarla ni liderarla.” 

El dinero cambia a la gente y la política es un medio seguro para cambiar a las partes involucradas, pero no precisamente es que las personas han dado un giro de 180°, por el contrario es el mecanismo para mostrarlas tal cual son, nuestras acciones se vuelven vomito del subdesarrollo y de las lecciones sucias de la política aprendida por los ciudadanos que son fácilmente influenciables, sin importar el estrato social. “El Estudiante”  explora la estrecha relación entre el  ambiente académico y la militancia política. Y aunque es abordado basándose en la política argentina, la idea se puede expandir y hemos de remontarnos a los orígenes de los movimientos estudiantiles en América Latina en pro de transformación universitaria.
La película plasma de manera magistral la metamorfosis de un simple estudiante en el  que las doctrinas logran desarrollar el deseo del poder y la transformación, Esteban Lamothe realiza una magnífica actuación como el  joven revolucionario que emprende un viaje a las profundidades de la sucia política,  un hombre solitario y con algún pasado que lo marcó, -  aunque en el filme se toca de manera de superficial- , logra combinar -  a veces con humor - el temperamento de un ser con los típicos deseos de luchar por sus ideales.  A destacar en general todo el elenco, nos olvidamos que estamos viendo un film de ficción y somos participes de las acciones de los personajes, actuaciones realmente creíbles en espacios que transmiten ese sentimiento de coraje estudiantil y que en momentos hace que nos sintamos identificados con alguno de los personajes. Los diálogos son formales y las conversaciones bien estructuradas que resultan un deleite para cualquier seguidor de esta temática,  una voz en off  inicia narrando la historia y estará presente a lo largo del filme, un detalle que me gustó mucho, la  misma funge como “rotulo” para resaltar las partes claves de la historia. Otro punto a favor es la banda sonora, logra  crear la atmósfera idónea de seriedad y en algunas secuencias nos deja mucho a la imaginación.
“El Estudiante” roza con el thriller y nos regala una agradable aventura que muestra sin censura los intereses que se juegan en las campañas políticas y los movimientos estudiantiles, como los intereses de antaño que están siempre presentes en una lucha de poderes olvidando la justicia social, la libertad y la democracia que tanto prometen. La Influencia de la política externa en la educación pública donde forma parte de un menú cargado de corrupción, mano negra y que sirve de nido a los enemigos de la democracia.No basta con fingir demencia, los cambios están en nuestras manos pero teniendo siempre en cuenta que los estudiantes deben (debemos) mantener  optimismo y convicción sin llegar a términos extremistas, manteniendo una postura racional sobre el manejo de la gente, en la táctica y la estrategia, discutir ideas, hacer “amigos”, dar órdenes es decir la política. Señores esta es una película recomendada. 

8/10 

2 comentarios:

  1. VxA dijo...

    La película me enseñó la definición de que la política sólo sirve para sentirse bien con uno mismo al demostrarles a otros tener la razón. Lo demás que se le atribuye en la película y en la realidad (cambio, renovación, movilización) no es posible, puesto que los integrantes de la política nunca están satisfechos con sus cargos de poder, y siempre manipularán las decisiones de los "más pequeños" para acomodarlos a sus necesidades personales. Por lo menos sabemos ahora que la política para algo sirve, pero para otras cosas ya no se debería actuar de forma tan "literal".

  2. Olvin Otero dijo...

    La manipulación de los "mas pequeños" es retratada en la cinta, pero va mas allá, el termino "mas pequeños" puede ser tema de discusión(basándonos en la cinta). Pero sin duda, como ejercicio para levantar dudas, la película logra su cometido.

    Saludos.!

Publicar un comentario