Saranghanda, saranghaji anneunda /Come Rain, Come Shine(Corea del Sur, 2011) Dirige Lee Yoon-ki


Palmarès
2011: Festival de Berlín: Nominada al Oso de Oro
2011: Festival de Cine de Los Ángeles

Sinopsis: Una pareja que tiene cinco años de matrimonio. La esposa se ​​enamoró de otro hombre y esta decidida a  dejar la casa. Mientras que su marido toma las cosas muy relajadas, como si pudiera entender los sentimientos de su esposa.
 Basada en el cuento “El gato que no puede regresar” del escritor Areno Inoue. Una mirada minimalista a un matrimonio al borde del colapso nos presenta el coreano Lee Yoon-ki. El film comienza con un largo plano secuencia aproximadamente de 10 minutos. Bastó con eso para atraparme, me pareció fantástico, a partir de allí no me soltó en ningún momento.  En el carro  acompañamos a la joven pareja y comienzan las confesiones con reacciones inesperadas, la esposa le comenta a su marido que lo dejará por otro hombre, su esposo lo toma de manera tranquila y pareciera no afectarlo. No hay preguntas  ni confrontaciones, todo es pacífico.

Regresan a su casa y comienza una tormenta que parece nunca acabar y de hecho nunca acaba (por algo el titulo). A partir de ese momento la película se desarrolla dentro de la casa, en medio de un día sombrío y lluvioso, contrastando con los sentimientos que provocan una ruptura.  Un profundo estudio al comportamiento humano en pareja, momentos íntimos, conversaciones privadas y recuerdos que atormentan.  Exploramos esos momentos incomodos de una ruptura. ¿Cómo actuar? Parece que nuestros protagonistas no lo saben.



Una “ruptura fácil” que aunque sabemos es dolorosa, va más allá de lo que expresan físicamente los protagonistas. Pero la película hace que nos hagamos varias preguntas muy interesantes sobre cómo comportarnos con nuestras parejas (Hablare por mí): ¿Debemos tratarlas mal? ¿Debemos consentirlas en todo?, ¿Debemos ser demasiados caballeros? ¿Cuánto una mujer comienza a perder interés por su pareja? Pues yo creo que debe haber un equilibrio en todo, es precisamente eso lo que nos plantea el film, donde hay caracteres diferentes es lógico que deba balancearse todo. 

La esposa descubre ciertos detalles que ella no había notado como las goteras en algunos sitios, trabajos de su esposo, condiciones de dependencia confirmados y sentimientos de amargura ante la impotencia de hacer algo para cambiarlo.Llegando al clímax hay una escena que involucra una cebolla, que simplemente me dejo helado, un final muy original y sin clichés.

Un retrato original con una fórmula que a mí me fascina, largos planos, escasos diálogos, ritmo constante y dos actuaciones sólidas.

6/10 

3 comentarios:

  1. Alexandra dijo...

    Parece interesante, en cuanto tenga oportunidad la veo.
    Me gusto tu critica.

  2. Olvin Otero dijo...

    Bien interesante la peli. Sobretodo por esos detalles que en pareja parecen ser menores, a la larga marcan mucho.

    Saludos ;)

  3. Alexandra dijo...

    La acabo de ver, me gusto. Me senti muy identificada en algunas escenas. Creo que es imposible verla sin involucrarse con la pelicula. Tambien me he hecho demasiadas preguntas.
    Las escenas en la cocina son mis favoritas; y como vos decis la escena de la cebolla es simple pero profunda.
    Lo unico que me ha parecido demasiado larga, por momentos me perdian.

    Saludos!

Publicar un comentario