Pichinguitos: TGUS la película (Edgar Rodríguez Bustamante, 2014)


El cine de animación en Honduras ha dado muestras muy interesantes que dejan al descubierto el talento de muchos realizadores, de una industria joven pero en pleno desarrollo, muchos ejemplos se han visto en la publicidad, pero se encuentran muestras de cortometrajes muy atractivos como Virus de Omar Carías, Alberto Solo de Michael Baruch, o ese fenómeno llamado Oscuro Cardinal de Adrián Guerra, los últimos dos directores muy activos en cuanto producciones. Guerra, a través de crowdfunding logró reunir a más de 25 profesionales para producir  su ultimo corto 3D, aun sin fecha de estreno.
Corría el año 2004 cuando Crisis Existencial,  -el primer largometraje animado del país- , recorría en silencio algún festival de cine. La cinta en cuestión, un manual filosófico con diálogos y situaciones de corte existencial con un concepto animado atrayente que bien podría funcionar como una cinta pedagógica. Realizada por un grupo de jóvenes entre los que figuraba Edgar Rodríguez Bustamante. Desde esa fecha, 11 años han pasado, Bustamante, deja a un lado el anonimato y presenta Pichinguitos: TGUS la película, el primer largo animado en ser estrenado de manera comercial. 

Pichinguitos: TGUS la película. Es un carnaval descarado, folclórico y lleno de desfachatez, que muestra un día cualquiera en una ciudad (Tegucigalpa), donde la anarquía reina con tono pícaro y personajes populares. 

La premisa de la cinta y sus imágenes, indican el estilo de la producción, pero más importante: que debemos esperar. La cinta comienza con unos vertiginosos 30 minutos, donde la insolencia llega a niveles elevados y el alboroto es mayor. A ratos descontinuada por segmentos que parecen inconexos y por  falencias de un guión tenue.  La técnica de animación, muy similar a Crisis Existencial,  acorde a su contenido, el concepto lo vale. La cinta se hace acompañar de una poderosa banda sonora. 
Lo que sí es claro, es que se concibió el segmento de población al que llegaría, por el mismo lenguaje y contenido. En ese punto  la cinta se atreve y no le apuesta a lo seguro, aunque peca  en pretender instaurar una prédica de un cine de valores,  pero se aleja de su cometido al querer abarcar mucho. Los personajes por el contrario se vuelven toda una curiosidad, dioses Mayas, superhéroes, robots y personajes del folclor e identidad nacional en un ambiente anarquista y aunque el desfile de ellos es largo, hay algunos que encantan.

Pasada la primera media hora, el despegue galopante se acaba, se diluye, se esfuma y se empieza a sentir la cantidad de personajes y temas, los minutos se vuelven soporíferos, la flaqueza del guión se comienza a sentir, los gags se vuelven sedantes, se desgastan, mientras otros serían graciosos de no estirarlos más de lo necesario. En cierto modo se sienten alusiones irónicas de otras cintas, pero se hace de manera astuta. 


TGUS es una cinta bizarra porque se atreve inicialmente en mostrar un cine no tan académico en un género en pañales y con pocos recursos, pero que finalmente le apuesta a un discurso redentor encauzado en la crítica social que se siente forzada y a ratos irritable. 


Calificación: 4/10

1 comentarios:

  1. Resumen de esta maldita cinta, ¡UNA COMPLETA MIERDA!

Publicar un comentario